Somos lo que somos y hacemos lo que hacemos.

Blog, Sin categoría

Desde hace muchos años se envasan infinidad de alimentos para conservar. Y gracias a esos pioneros que decidieron conservar sus alimentos ya fuese por necesidad o capricho, hoy somos lo que somos y hacemos lo que hacemos.

Un claro ejemplo es esta imagen de unos antiguos botes de conserva, donde nuestras abuelas empezaron a elaborar gran parte de las conservas que hoy nosotros seguimos realizando con mucho mimo y cariño. Y es que nunca nos cansaremos de decir que elaboramos bajo la filosofía de lo tradicional y lo artesanal, porque no hay más verdad que esa.

Nuestras recetas están rescatadas de esas “libretitas” de las abuelas que en más de una ocasión nos hemos encontrado (casi sin querer) en el fondo de algún cajón y que contenían esas recetas con una larga historia y que solo su dueña le sabía dar ese toque sabroso y exquisito a los platos.

Desde tiempos inmemoriales, la humanidad ha buscado maneras de prolongar la vida útil de los alimentos. La conservación no solo era una cuestión de conveniencia, sino una necesidad vital para sobrevivir en épocas de escasez. Los métodos primitivos incluían técnicas como el secado al sol, el ahumado y la salazón. Con el tiempo, estas técnicas se refinaron y dieron paso a métodos más sofisticados.

La revolución industrial trajo consigo avances significativos en la conservación de alimentos. El envasado al vacío y la pasteurización permitieron que los alimentos se mantuvieran frescos durante más tiempo sin perder sus propiedades nutritivas. Estos avances no solo mejoraron la seguridad alimentaria, sino que también expandieron las posibilidades culinarias, permitiendo disfrutar de una mayor variedad de alimentos durante todo el año.

En la actualidad, seguimos beneficiándonos de los esfuerzos de aquellos pioneros que buscaron preservar la calidad y el sabor de los alimentos. Las recetas tradicionales que han pasado de generación en generación son un tesoro cultural que nos conecta con nuestro pasado. Las conservas artesanales son un claro ejemplo de cómo las técnicas antiguas pueden coexistir con las tendencias modernas para ofrecer productos de alta calidad que respetan el legado de nuestros antepasados.

La filosofía de lo tradicional y lo artesanal sigue siendo relevante en nuestra época, donde muchas personas valoran los productos hechos con cuidado y dedicación. Las «libretitas» de recetas de nuestras abuelas no son solo un conjunto de instrucciones; son una herencia cultural que nos enseña sobre los sabores auténticos y las historias detrás de cada plato.

En conclusión, somos lo que somos y hacemos lo que hacemos gracias a la rica historia de la conservación de alimentos. Esta práctica no solo ha asegurado nuestra supervivencia, sino que también ha enriquecido nuestra cultura y paladar.

0
    0
    Carrito
    Carrito vacíoSeguir en Tienda